jueves, 14 de agosto de 2008

¿Qué se entiende por malas relaciones sociales?

Foto editada por Sailing

"Se puede decir que, a pesar de la amplia trayectoria investigadora y del acuerdo general acerca de que las relaciones sociales son de suma importancia en la infancia, no existe acuerdo en los criterios para definir unas malas relaciones interpersonales ni para identificar a los niños y niñas que experimentan problemas en sus relaciones sociales (JIMENEZ, 2003a).

A la hora de definir unas relaciones problemáticas se pueden destacar dos grandes aproximaciones.

Por un lado la perspectiva conductual, que se basa en la conducta o estilo comportamental de los niños y niñas, de modo que la característica principal que define unas malas relaciones es del comportamiento de los niños, lo que hacen (por ejemplo, pegar, insultar, alterar el orden, inhibirse, retraerse, asustarse, etc.). Desde el punto de vista de Parker y Asher (1987), ésta sería una aproximación indirecta a las dificultades del niño con sus compañeros, puesto que estas conductas indican cómo se comporta el niño, pero no si el niño realmente está teniendo problemas con los compañeros. No obstante, determinados comportamientos como la agresión o el retraimiento social deberían ser vistos como síntomas, por sí mismos, de unas malas relaciones sociales con los iguales (Parker y otros, 1995). De hecho, como se expondrá más ampliamente, agresión y retraimiento social están asociados al hecho de ser rechazado por los compañeros, así como a otros resultados negativos.

Por otro lado, la perspectiva sociométrica se basa en el juicio u opiniones de los compañeros sobre qué niños tienen problemas en sus relaciones con el resto de la clase. Desde esta aproximación, la definición de las dificultades o problemas en las relaciones de los niños se basa en lo querido o aceptado que es un niño por el grupo de iguales. Se piensa (Parker y Asher, 1987; Parker y otros, 1995) que ser aceptado o no por los compañeros, al contrario que el estilo comportamental, es un hecho manifiestamente relacionado con la adaptación del niño con sus compañeros. Concretamente, ser rechazado por los compañeros indica directamente que existen problemas en las relaciones con ellos. Desde esta aproximación, las dificultades o problemas en las relaciones interpersonales entre iguales quedan definidos a través del rechazo en las pruebas sociométricas.

La investigación ha seguido dos líneas que, si bien en un principio tuvieron cursos paralelos, pronto terminaron confluyendo. La posición sociométrica de un niño en su clase indica si un niño es rechazado por los compañeros, pero no indica por qué. Es decir, no aporta información sobre lo que hace o no hace tal niño para ser rechazado. De ahí la necesidad de estudiar las características comportamentales de los niños y niñas rechazados.

Este capítulo se centra en las características comportamentales que muy probablemente están indicando la existencia de unas malas relaciones interpersonales: la agresión y el retraimiento social.

TRIANES TORRES, MARIA VICTORIA; MUÑOZ SÁNCHEZ, ÁNGELA MARÍA y JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, MANUEL (2007) "LAS RELACIONES SOCIALES EN LA INFANCIA Y EN LA ADOLESCENCIA Y SUS PROBLEMAS". Madrid: Editorial Pirámide. (Págs. 68 y 69).